Alter 3 director de orquesta sin batuta ni partitura

Se comenta que el director de una orquesta es el espíritu de esta. Hace un tiempo os mostramos a un robot sacerdote budista con nombre Mindar. Si te interesó, ahora te vas a asombrar viendo cómo el Android humanoide Alter 3 se desenvuelve sin una batuta ni partitura, conduciendo a una orquesta en la Academia de Artes escénicas de la ciudad Sharjah.

Alter 3 es un androide con rostro, manos y brazos que aparentan a los que poseemos las personas. Entre sus rasgos más importantes podemos destacar su grado de inteligencia que le dejan dirigir una orquesta sinfónica e incluso cantar en la misma.

Muestra de las habilidades que están consiguiendo los androides inteligentes es como Alter 3 ha conseguido dirigir a la ópera Scary Beauty de Keiichiro Shibuya. Esto se ha obtenido a través de la unión de la tecnología robótica y la Inteligencia Artificial con el arte.

El mismo compositor japonés Shibuya cree que la utilización de robots en todas las áreas de nuestra sociedad es imparable, desde la robotización Industrial hasta la robótica Educativa. El nivel de inteligencia con el que se está equipando a los robots será quien dictamine hasta dónde van a ser capaces de llegar y qué trabajos ejecutarán.

Kotobuki Hikary, el responsable de Alter 3, afirma que él mismo es capaz de tomar sus propias decisiones durante el espectáculo. Parte de los espectadores indicaron que les gustaban más los directores de carne y hueso. Esa respuesta en sí es toda una hazaña, ya que el mero hecho de compararlos dice del progreso que la robótica está sufriendo.